Saltear al contenido principal

TV RETURNS. BODAS NON STOP.

Pues resulta que si. Que estoy de vuelta. De vuelta a la escritura. Reconozco que me encanta escribir. No sé si lo hago bien o mal. Supongo que tirando a mal. Pero me es indiferente. Me gusta. Y ya está.
Pero bueno, que no he venido aquí a justificarme. He venido a contarte que he vuelto a trabajar en la tele. Si. Algún inconsciente ha confiado en mi. Espero hacerlo bien. Sobre todo espero no decepcionar a nadie. Ni en casa. Ni en el estudio. Desconozco si esta vuelta a los platós va a durar mucho o poco tiempo. Pero el caso es que soy feliz. Miedo me da, claro. Las inseguridades generadas hace varios años por una salida obligada y traumática de cierto medio navarro las sigo arrastrando. Pero esto sigue. Todo pasa. Sobre todo el tiempo. Y este tiempo es el que me ha traído a ETB. A “Ene Kantak” concretamente. Y me siento como hace tiempo que no me sentía. Bien, me siento bien. Espero que esta sensación dure. Que no se marche. Uno al final se cansa de estar triste. De pensar que no hace las cosas bien. De creer, y convencerse, de que la gente no confía en él. Vamos, que lo de autoflagelarse constantemente al final agota. Estaba agotado de ser así. Porque no nos engañemos. Nací así. Pesimista. Negativo ¡Qué le vamos a hacer!
Así que habrá que aprovechar esta temporada de reconciliación conmigo mismo ¿no?
Pues eso, que toca trabajar duro y disfrutar del momento. Y aunque suene a peloteo, toca agradecer a “Ene Kantak” y todo el equipo que lo compone que hayan confiado en mi. Que no sé cuánto tiempo va a durar esto, pero que me quiten lo bailao.
Ah, eso si, sigo haciendo bodas ¿eh? El mundo del amor para siempre (o para casi siempre, de todo hay, pero eso lo dejo para otra entrada) sigue presente en mi día a día. En breve, post sobre alguna boda. No es tan fácil librarse de mi.