Saltear al contenido principal
MENU

Vídeos de boda

Si lo que buscas es vídeo de boda (el video de TU boda), has llegado al lugar indicado. Trabajos diferentes, personalizados y originales. Todas las parejas que se deciden por mi trabajo lo podrán corroborar. ¿Tengo un estilo propio y reconocible? Sí. ¿Hago todos los vídeos de boda iguales? No. Nunca. Never. No soy una fábrica de vídeos de boda. No utilizo plantillas ni esquemas. Ahí soy muy exigente conmigo mismo. Cada pareja es un mundo. Con sus sensibilidades, gustos y formas de pensar. Así que me intento adaptar a cada una de ellas. Eso sí, sin olvidar que mi trabajo tiene una parte artística y una base profesional que no puedo pasar por alto.

Cuido al máximo cada uno de los detalles tanto de la grabación como de la edición. El cuidado de la imagen, la calidad de la música, el ritmo del reportaje. Es muy importante contar una historia y contarla bien. Una de mis metas es lograr que una pareja muestre a los amigos el vídeo de su boda, sabiendo que estos no van a ir a comprar tabaco o a apagar las alubias que han dejado en el fuego. Porque, y esto os lo aseguro al 100%, más de una vez he recibido uno de los mayores halagos que alguien que se dedica a esto puede escuchar: “El vídeo lo han visto los amigos y han pedido repetir. Sin amenazas ni chantajes.” ¿Es un halago o no lo es?

VUESTRO VÍDEO

También es mi vídeo. No me lo voy a quedar. Pero lo voy a tratar  como si fuese mi vídeo de boda. Personalizo todos y cada uno de ellos. Quiero que os sintáis orgullos del vídeo de vuestra boda. Tanto que hasta que lo enseñéis sin miedo a la huida.

IGUALES

Para nada. Similares, tampoco. De un estilo reconocible. Eso sí. Compro la idea. Pero peleo y pelearé siempre porque nunca me puedan acusar de plagiarme a mi mismo. Cada vídeo que entrego es diferente al resto.

PROFESIONAL

¡Qué menos! Y serio. Y responsable. Sensible también. Creo que son características indispensables que debe poseer alguien que se dedique a esto. Eso no quita para que de vez en cuando haga algún chiste. Bueno o malo eso ya no lo decido yo.