Saltear al contenido principal

Boda en Zamora. Tienes que verlo.

Boda en Zamora. En Sanabria. Para ser mas exactos todavía, la ceremonia propiamente dicha fue en Limianos.
Sucede que hace cosa de alrededor de 10 meses alguien llama. Comenta que ha visto un trabajo en una boda y que le ha llamado mucho la atención. Que quiere uno así. Uno igual. Le explico que uno igual es difícil porque para empezar, la pareja de novios es otra. Lo entiende perfectamente. Insiste en que le gustaría un video de boda como ese que vio. Y uno, que es muy listo, le dice que por supuesto, que encantado de estar en ese dia tan especial. Todo fluye con naturalidad. Los nombre, Jennifer y Rubén. Edad, taytantos. Jennifer es madre de una jovencita, Mia. Datos y mas datos. Hasta que llega uno clave. “Somos de Zamora”. Esto… eh… ¿Zamora? Rápidamente vistazo a google maps, el mapa mundi del siglo XXI. Distancia, localización, alojamientos y aspectos culinarios de la zona. Aprobado a la primera. Lugares espectaculares. Si alguien no conoce el Lago de Sanabria, ya está tardando. Lago de origen glaciar con playa. Casi nada. !Qué paz¡ !Qué tranquilidad¡ ¡Qué paisajes¡ !Qué moscas mas raras esas que se te quieren meter en el ojo! Esto último es por poner una pega. Ya ves que tontería. Pero muy curioso los de las moscas. Al ojo. Directamente. Si mas miramientos. ¿Se pilla el chiste?
Seguimos. Los aspectos culinarios de la zona. Podemos confirmar que el embutido, el jamón y el café de los padres de Rubén son maravillosos. Por lo que podemos deducir que el nivel de la comida de la zona debe ser de escándalo. Las persona, punto donde detenerme. ¿Alguien les obliga a todos a ser tan amables? ¿Es por ley que todo el mundo te ofrezca todo lo que tiene? ¿Que te traten como a un conocido de toda la vida?. Si no es así, las persona de la zona son de premio. Una gozada el carácter de esta gente.

No puedo dejar de escribir sobre nuestro alojamiento. La Devesa de Sanabria . Si alguno se dispone a ir por la zona este es el sitio. Tranquilo. Casa muy antigua reformada totalmente. Pueblo silencioso. Naturaleza por todos lados. Tierra de lobos. Y de estrellas fugaces. Un lujo.

Me estoy enrollando mucho y os pido disculpas. Termino. A todos y cada uno de los que tuvimos oportunidad de ver y saludar por aquella zona, quiero mandarles un abrazo y un “gracias por todo enorme”. Y si. A todos. Inluídos los guardas civiles que nos vieron las pupila dilatadas nada mas llegar desde Pamplona y nos presentaron a su pastor alemán. Bonito perro. A él le debió gustar la furgoneta porque se metió en ella. Y salió igual que entró. Porque nuestra pupilas estaban dilatadas por culpa de las moscas.